Cómo arreglar una fuga en el radiador

Si cuando vas a echar mano del radiador te das cuenta de que está estropeado o que gotea, no debes preocuparte, ya que puedes arreglarlo tú mismo y ahorrarte una importante cantidad de dinero. Lo primero que hay que hacer es averiguar el origen de la fuga, algo que suele aparecer con el paso de los años.

Una fuga suele causar goteos en el área de las juntas que han sufrido daños, paro para arreglar el aparato bastará con que uses un poco de masilla reparadora que tienes que aplicar sobre la zona que ha sufrido el daño. De cualquier forma antes de hacerlo limpia la superficie y líjala. Moldea con los dedos la masilla antes de colocarla y después presiona para que se pegue bien. Esta solución es perfecta para no tener que usar un soplete. Después deja que se endurezca el producto y cuando se haya secado solo habrá que ligar la zona un poco para que quede uniforme y así eliminar cualquier aspereza que haya podido quedar. Para ello bastará con una lija de grano media que se puede encontrar en una ferretería. Para acabar aplica esmalte anti calórico del mismo color que la instalación. Así habrás conseguido arreglar una fuga en tu radiador de una manera sencilla y rápida sin necesidad de haber tenido que llamar a un profesional.

De cualquier manera si no quieres tener que estar arreglando cada dos por tres el radiador, lo mejor es realizar un mantenimiento del aparato frecuente. Lo primero que hay que hacer segun la fontaneria Humanes es mantener limpia siempre la estructura del exterior, y para ello hay productos de limpieza muy buenos, aunque hay que intentar no usar nada que sea corrosivo para el material. Si la pintura ha sufrido algún tipo de deterioro puedes dar una mano de pintura. Cuando el exterior ya esté perfectamente hay que comprobar que calienta de manera uniforme. Si hay algún problema es posible que en el interior haya aire que impida que el calor se reparta y fluya por igual o bien que haya residuos que impidan la salida del calor. En los dos casos se debe purgar el radiador y para ello hay que desmontar la estructura, limpiarla y volverla a colocar sellando las fugas posibles, además de rellenar el circuito con agua.